Blogia
Biotecnologica.com

La genética del desarrollo del sistema nervioso explicará los comportamientos

Más de 300 especialistas en genética se han dado cita esta semana en El Escorial para asistir al IV Congreso de la Sociedad Española de Genética (SEG), en el que se han creado nuevas secciones, como la de la genética del desarrollo, y se han expuesto estudios relativos a genética animal, vegetal y humana. Lluis Serra, presidente de la SEG, ha anunciado la puesta en marcha de cursos de actualización para médicos en esta área.

Conocer los mecanismos evolutivos, los fundamentos moleculares, y comprender que la evolución de los organismos no sólo hace referencia a su forma, sino también a su comportamiento, son dos de los grandes campos en los que tendrá que centrarse la genética del desarrollo, ha explicado Alberto Ferrús, del Instituto Cajal, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, de Madrid.

El especialista considera que la genética del desarrollo del sistema nervioso es un campo prácticamente virgen que "tiene un gran futuro. Por ello, no sería raro que apareciese una sección de genética del comportamiento". Ha recordado que, a fin de cuentas, la principal diferencia entre los seres vivos es su complejidad nerviosa, ya que "el sistema nervioso es el que dicta el comportamiento, de la misma manera que lo que dicta cómo se comportan las proteínas, que al final van a desempeñar una función fisiológica, es la forma en la que está regulada la expresión de los genes que las codifican".

En definitiva, ha dicho que "estamos ante un continuo, en el que no hay principio ni fin, pero que supone una necesaria vuelta al enciclopedismo científico. Hemos vivido una época de hiperespecialización que en muchos casos no es más que una actividad esterilizante, ya que pierde de vista los fines últimos: cómo evolucionan y se transforman los organismos".

Temor social
El científico atribuye al miedo la razón de que todavía no se haya puesto en marcha la genética del sistema nervioso. Ha comparado la situación a la conmoción que causó la teoría evolutiva de Darwin. "Es un asunto complejo de abordar, incluso para los científicos. La propia percepción de libertad individual es difícil de manejar en esos cambios y hace tambalearse los fundamentos que tenemos las personas".

Pese a ello, confía en que esto se irá modificando; de hecho, "ya empieza a haber procedimientos para reconducir algunos problemas potenciales".

En este contexto, la genética del desarrollo podrá ayudar a explicar comportamientos de personas y trazar linajes sobre determinadas unidades de comportamiento. Su aplicación médica será, probablemente, "la anticipación de la aparición de enfermedad, diagnosticar qué partes del sistema nervioso deberíamos tratar en ciertas patologías", objetivos que Farrús confía que se podrán alcanzar.

Fuente: Diario Médico

Sociedad Española de Genética
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres